Telephone: +0800 123 4567
+0800 123 4567
 

IMESUR y la identidad

Home » Blog » IMESUR y la identidad

IMESUR y la identidad

Posted on

Lentamente (ahora siento que demasiado lentamente) me he ido involucrando con los temas de “identidad”. Una temática que evadí al evaluarla muchas veces como algo trivial, que no era necesario darle muchas vueltas. La globalización es un fenómeno que evoluciona hace siglos, omnipresente y que tiene un fuerte efecto en nosotros. El desarraigo, muchas veces sin darnos cuenta, nos parece un atributo.

No sentía que cuestionarse la identidad fuera una problematica actual, sin embargo hoy en día, muchos años después me encuentro realmente entusiasmado con esta tematica que ha terminado por apasionarme.
Hace pocos días terminó la segunda versión de IMESUR, un encuentro de la industria musical latinoamericana. Tuve la suerte de asistir a sus diferentes actividades: charlas, talleres, presentaciones de bandas chilenas y de otras partes de Latinoamerica. En cuanto a la producción, solo tengo palabras de elogio a La Makinita (www.lamakinita.com) quienes lograron organizar actividades muy diferentes entre si, con bastante eficiencia y un nivel más que suficiente de producción, tanto en Infante 1415, en la casa de la ciudadanía Montecarmelo y el Teatro Oriente.
La actividad que más disfruté fue justamente el panel de conversación “Identidad latinoamericana en la música contemporánea: su función, influencias y mixturas” donde participaron Joe Vasconcellos, Ernesto Holman y Eli Morris.
Es interesante como al hablar de identidad, el concepto se vuelve escurridizo. Ya en otras charlas o diálogos he notado como cada quien se enfrenta a esta problemática desde una forma diferente, desde un concepto como algo individual que se va formando gracias a las vivencias personales, hasta una identidad que es inherente al lugar en donde vivimos. Algunos hablan de “lo latinomaricano”, otros de la necesidad de una identidad propiamente chilena, etc.

En este caso Holman, que se ha vuelto uno de mis referentes, aboga por una identidad chilena, y así lo ha demostrado en su música que integra ritmos de la cueca y mapuches. Me gusta mucho una metáfora que utiliza para explicar lo necesario que se nos hace una identidad más fuerte, en contraste con la tradición de la música chilena de considerarse como latinoamericana (así, ampliamente) al ir integrando música de diferentes países. Habla de América Latina como un cuerpo, si fuera así, cada país sería un órgano, cada órgano sería representado por un estilo de música, el joropo, el tango, el bossa nova, etc. Entonces ¿qué órgano seriamos nosotros? ¿qué le aportamos a Latinoamerica?.. Holman dice que seríamos el apéndice, por que si nos sacaran, el cuerpo seguiría funcionando de la misma forma, así de poco estamos aportando desde lo nuestro.
Joe Vasconcellos se acerca a esta temática desde su experiencia al vivir en diferentes países y tener padres de diferentes nacionalidades. Eli Morris habla desde su experiencia en el exilio, ambos hablan de Quilapayún, Victor Jara, Violeta Parra como referentes importantes y fundamentales para relacionarse con “lo chileno”. Incluso Eli dice que acercarse como interprete y compositora a la “nueva canción nueva” es algo que se dio con mucha naturalidad “nacía como un idioma, una forma de expresión del ser”. Ambos coinciden en que la música latinoamericana de otros países que se hace acá, no se hace igual como se haría en el país de origen, hay una forma reconocible de apropiarse de esa música que de alguna forma también la hace música chilena.
Vasconcellos nos recuerda varias veces la herida de la dictadura, que no es algo menor. Muchos años en una oscuridad cultural que solo se movía a pesar del poder, de manera marginal, incluso en la cultura más campesina, los payadores y cantores a lo poeta fueron muy censurado (aún así sobrevivieron fuera de los medios). Perdimos mucho en ese periodo, por lo que la tarea de reencontrarnos con nuestras raices es inmensa. Sin embargo espacios como IMESUR que abren el dialogo y la reflexión se hacen cada vez más comunes y necesarios. Necesitamos seguir reflexionando sobre nuestra identidad, y la música es fundamental en este sentido, no solo al repetir una tradición, que es algo muy importante, también es necesario rescatar referentes propiamente chilenos para innovar, pero desde lo nuestro. ¿Y qué es lo nuestro? ¿cual es nuestra identidad? Son preguntas que deben seguir dando vueltas, que deben ser pensadas por catedráticos, músicos, ciudadanos, niños, adultos, en fin, por todos nosotros.

Rodrigo Riveros.